Avisar de contenido inadecuado

Umbral

{
}


Mortal y rosa
...esta corporeidad mortal y rosa donde el amor inventa su infinito. Pedro Salinas


.Hace unos cuarenta años que se escribió Mortal y rosa. No conocía la novela de Francisco Umbral que me enganchó como pocas y leí ávidamente en los descansos de la piscina, de los 37 días en Madrid, en este loco verano de 2016.

Efectivamente su autor cuaja una obra maestra, que para mi raya en lo sublime de la literatura universal. Me llamó la atención el titulo, supe que era de otro gran poeta Pedro Salinas, extraído de un verso de” La voz a ti debida” He comentado alguna vez como los poetas y escritores en general se retroalimentan entre sí, sin que pueda hablarse en absoluto de plagio.

La lectura de Mortal y rosa cambia por completo el concepto de hombre arrogante, petulante, soberbio, a veces altanero y las más de las veces creído, que me había forjado. 

A mí me gusta la prosa poética y he tenido ocasión de leer muchas novelas con ese ritmo que en muchos escritores es habitual. Esta puedo decir que es el paradigma de este estilo literario. No me canso de decir que el fondo de la novela sin el estilo adecuado pierde casi todo, al menos para mí que llego a olvidarme hasta del fondo. Evidentemente estoy exagerando.

“La risa de mi hijo. He perdido la risa de mi hijo” Terrible fragmento de una novela que es el llanto de un hombre que siente el dolor infinito de ver extinguirse la vida de un hijo único de solo cinco años. Este es el fondo y solo el fondo, lo demás es néctar literario, lo demás es la agonía de este hombre.

Perder a un hijo debe ser de las más amargas experiencias que un ser humano pueda sentir y nadie podría expresarlo mejor que Umbral aquí, que roto y sin deseo de vivir se considera un cadáver, soy el primer muerto que escribe un libro viene a decirnos también.

“Ha venido el verano y se ha llevado al niño hacia otros soles. Si algún día no estuvieras del todo, niño, cómo sería eso, cómo sería el mundo, todo él cuarto de juegos abandonado, planeta infantil vacío, el universo reducido a la ausencia de un niño. Estoy aquí, transitando la ausencia de un niño, pulsando la soledad, y me siento gigantesco y melancólico en el mundo menudo que él ha dejado. La melancolía de los gigantes, sí, me invade a los pies de lo pequeño, y quiero que el niño vuelva.”

Umbral es transparente y no le veo para nada con esa pose que exhibía en las televisiones, una pose que ahora se me borra después de leer Mortal y rosa y después de leer las Ninfas con la que ganó el premio Nadal.

{
}
{
}

Deja tu comentario Umbral

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre