Avisar de contenido inadecuado

De sapos ,figuras geométricas e ilusiones

{
}

En el pozo se podía observar una ligera película de aceite por mor de las olivas que caían del próximo bosque de acebuches, el pozo que siempre estaba lleno de hojas y de sapos horribles que miraban alrededor en busca de insectos que incautos, solían merodear al atardecer.

Estos pozos eran terminales de la acequia que regaba las huertas de Oued Laou (Uad Lau ). Estaban enfrente de la Escuela Primaria Musulmana de niños del poblado y flanqueaban la carretera que llevaba hasta el campamento de la Mehal –la y más allá.

Con los ojos de los siete años se ven los colores y las formas con una mirada limpia pura e inocente. Los sapos como dije se bañaban en las aguas sucias de aquel pozo y nos llamaba la atención a los pequeños, el hecho de que había un sapo encima de otro.

Obviamente no se distinguen el sexo de los sapos, y menos a esa edad y los niños que jugábamos en los alrededores del amplio brocal del pozo, le preguntamos al maestro que se nos acercó aquel día.
-Don José ¿le podemos hacer una pregunta?
- Vosotros diréis
-¿Por qué un sapo y otro encima?
El maestro no titubeó ni una fracción de segundo, tenía salida siempre para todo.
-El de abajo enseña a nadar a su hijo.
Así respondió y se quedó tan pancho, Eran esos años en que una respuesta tan categórica no admitía discusión.

 

Otra anécdota que recuerdo de aquella época, fue en una clase de geometría- en aquella época decir matemáticas no era costumbre. Se hablaba de aritmética, de álgebra, de geometría.
La clase era mixta y multirracial, como siempre en el Marruecos de los 50. Ese día tocaba el estudio de los cuerpos redondos, el cilindro, cono y esfera. En una breve ausencia del maestro alguien manipuló el libro de texto de la mesa de don José
De pronto Don José aparentemente colérico se dirige a toda la clase haciendo valer su autoridad al tiempo qué alzaba la mano con el dedo índice acusador.
-¿Quién ha sido?
-La Clase muda
La cosa no terminó con castigo ejemplar. La mayoría de los alumnos sabíamos quien había sido el autor del delito. Nadie dijo quien. En las cuatro o cinco palabras de la palabra –cono- apareció a la vuelta del maestro, una tilde encima de todas ellas.

 

Tan sonora como resultó la palabra de la lección de geometría , fue la llegada de los Reyes Magos aquel año a Uad Lau. Las chirimías sonaban cuando bajaban por la cuesta de la carretera que acababa en los aledaños de la escuela. Los niños creíamos más que nunca aquella noche.

Magnífico el cortejo de los Reyes Magos encarnados en la figura de tres españoles de la exigua colonia del poblado. La ilusión de unos niños y la puesta en escena de aquella cabalgata se arraigaron para siempre en la memoria 

{
}
{
}

Deja tu comentario De sapos ,figuras geométricas e ilusiones

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre