Avisar de contenido inadecuado

Puede suceder

{
}

 

 

Los partidos nacionalistas catalanes , Convergencia Democrática y Ezquerra Republicana de Cataluña, han decidido por cuenta propia,  acceder a la idependencia de dicha comunidad. Asi de simple. Para ello han conseguido después de tres décadas, envenenar al noble pueblo catalan, con promesas que dificilmente podrán cumplirse. Rios de tinta ya han corrido y correrán todavía más.

Pero lo insolito es que el Presidente del F C Barcelona se suba al carro de lo mismo. ¿A santo de que? .  ¿Nadie le ha dicho a este señor las consecuencias de tener éxito su proclama? Aquella puesta en  escena en el Camp Nou podría traerle mas de un dolor de cabeza al Sr. Rosell. ¿Nadie se lo ha explicado?

Me he visto sorprendido al leer un correo de una antigua compañera, Carmen Castellano, del colegio Don José de la ciudad de Tetuán (Marruecos).

La lectura del correo lleva un link que nos lleva a un artículo de un periodico digital. Me ha decubierto una cosa que quizas el presidente del gran club catalán  ignore. El artículo firmado por Pedro Fernandez Barbadillo aclara algunos aspectos interesantes de lo que puede suceder en casos como el catalán.

El Barcelona es una de las principales instituciones de Cataluña, junto con La Caixa y La Vanguardia, y como ellas se ha dedicado a dar bandazos en busca del mejor amo. Su junta directiva concedió dos medallas de oro al general Franco, y en los años 70. La primera en 1971, después de la inauguración del Palau Blaugrana y del Palau de Gel, financiados por el Estado con 42 millones de pesetas a fondo perdido. La segunda en 1974, con motivo del 75º aniversario del club, para distinguirlo como primer culé de España.

Ahora, el FC Barcelona participa en la ofensiva separatista contra todo lo español, ya sea por medio de su presidente, Sandro Rosell, o por medio de los jugadores. El FC Barcelona quiere la independencia, el Estado propio, el derecho a decidir... y seguir jugando la liga española. Así lo ha dicho Rosell y así lo demuestran los hechos: hace unos meses, el Barça se negó a participar en la Copa y en la Supercopa de Cataluña. 

¿Podría ser que un equipo de fútbol de un país soberano participase en la liga de otro país? Hay un antecedente en la misma España que nos puede servir para conocer el destino de un club que abandona la Federación Española de Fútbol por causa de una secesión territorial. Se trata del Club Atlético Tetuán, fundado en 1933 por el entonces teniente Fernando Fuertes de Villavicencio y cuyos jugadores eran soldados que cumplían en la guarnición del Protectorado español marroquí su servicio militar.

El único equipo marroquí en Primera

El Tetuán ganó el título de Campeón de Marruecos en la temporada 1935-36 al imponerse a otras escuadras del Marruecos español. En el regreso de Melilla a Tetuán, se formó una caravana de automóviles que tocaban la bocina para celebrarlo; las autoridades locales multaron a los conductores por alterar la paz.

El Atlético Tetuán reapareció en la temporada 1940-1941, y en la década siguiente cosechó sus mayores glorias deportivas. En la temporada 1950-51 quedó primero en Segunda y obtuvo así el ascenso a la división de honor del fútbol español, con lo que se convirtió en el único equipo marroquí que ha jugado en Primera. En mayo de 1951 se enfrentó con el Barça en la Copa del Generalísimo; perdió los dos partidos: el de ida, en casa, por 1-3 y el de vuelta, en Las Corts, por 4-1.

En 1951-52, al estadio tetuaní, llamado Varela, acudieron los mejores equipos de la época: el FC Barcelona, el Atlético de Madrid, el Athletic de Bilbao, el Real Madrid, el Valencia CF, el Zaragoza, el Deportivo de La Coruña... El Barcelona le ganó 2-5; el Real Madrid, en cambio, sólo empató a 3.

Los aficionados españoles y marroquíes disfrutaron de semejante lujo un solo año. En su primera y única temporada, el Atlético Tetuán quedó el último entre los dieciséis equipos: obtuvo siete victorias y cinco empates, es decir, diecinueve puntos; marcó 51 goles y encajó 85.

La independencia de Marruecos, producida en 1956, supuso el final del Atlético Tetuán, al igual que el de la Guardia Mora que protegía la persona del caudillo. El último partido que jugó en la liga española fue contra el Betis en el estadio de Heliópolis, en abril de 1956; derrotó al anfitrión por 1-4. Jugaba entonces en Segunda, con posibilidades de regresar a Primera. Pero Marruecos constituyó su federación de fútbol y en ella se integraron los equipos y jugadores establecidos en su territorio.

El Atlético Tetuán militó una temporada en Primera, seis en Segunda, cinco en Tercera y siete en Regional.

Después de pasar a la liga marroquí, el Club Atlético Tetuán desapareció de la historia del fútbol. Si tuvo que retirarse de la Segunda española y ponerse a jugar con equipos de Rabat, Casablanca o Fez, lo mismo le podría ocurrir al Barça, que tendría que llenar el Camp Nou con los hinchas del Palamós, el Nàstic y el Mollerusa.

{
}
{
}

Deja tu comentario Puede suceder

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre