Avisar de contenido inadecuado

A propósito de El tiempo entre costuras

{
}

 

 

Acabo  de leer la novela El tiempo entre costuras de María Dueñas. Yo que viví mi infancia en el Protectorado, se de aquel paisaje que me describe su autora.

La novela cuya acción  transcurre entre los años 36 y 45 del pasado siglo, ni que decir tengo que es la época mas convulsa de España, de Europa y  casi del resto del planeta. Ya esto es un aliciente a tener en cuenta, a la hora de juzgar el fondo de la misma.

 Ese período de la vida española,  a pesar de todo lo que se ha escrito acerca de él, sigue fascinando a muchos lectores. Además ya que la autora  ha sabido conectar con  la Asociación de  Antiguos Residentes en Marruecos, del que soy miembro desde hace años, no es de extrañar que haya tenido  ese éxito de difusión.

Precisamente en esa década del mayor florecimiento de los fascismos en Europa, se acentúa el ambiente castrense en Marruecos que va a durar hasta la independencia de este país en el año 1956. La coexistencia pacífica de las tres religiones y culturas es interesante en esa época.

También ha sabido  relacionar a la protagonista Sira Quiroga, con personalidades de la vida política y social del momento, como el Alto Comisario de España en Marruecos coronel Beigbeder, más tarde Ministro de Asuntos Exteriores del primer gobierno del general Franco, o como Ramón Serrano Suñer a la sazón ministro del Interior, llamado por el pueblo “el cuñadísimo “ por su parentesco con el Jefe del Estado..

Resumidamente la novela la divido en tres etapas claramente diferenciadas, aunque la primera es muy corta y transcurre en el Madrid de comienzos  del 36 con el país ya en pleno fregao. En esta parte la protagonista, una modesta costurera que vive con su madre también modista, aspira a casarse y llevar una vida cómoda  junto al hombre al que cree amar. Hasta aquí todo va bien, sin embargo la mujer todavía muy joven ha encontrado a un hombre que de repente la seduce hasta el punto de abandonar a su novio y lanzarse con él a una aventura incierta. Esta seria la primera parte según mi criterio.

En lo que llamo la segunda parte que no coincide con la estructura formal de la novela, aparece una mujer embarcada como dije, en una aventura con el hombre nuevo de su vida que, llevada por su ambición le sigue hasta la entonces ciudad internacional de Tánger. Una vez allí  no tardará en verse engañada y estafada por Ramiro Arribas, que así se llamaba el gachó. Engañada porque desaparece de repente y nunca se sabrá de él, estafada porque desaparece con las joyas y el dinero que su padre le donó. Una cínica nota manuscrita fue todo lo que se le ocurrió al abandonarla.

Aquí empezará un peregrinar por tierras africanas. Después de Tanger aparecerá en  Tetuán. No quiero pasar por alto, que en medio de tanta penuria y desgracias  la pobre Sira aparece en el Hospital Civil de esta ciudad. Lugar que recuerdo muy bien al haber vivido cerca de él, justamente veinte años mas tarde cuando mi padre fue destinado a esta ciudad. En efecto se encontraba  a la entrada del barrio Muley  Hasan y era lugar muy concurrido por españoles entonces. Era un barrio situado en la carretera que iba hacia Rio Martin muy cerca todavía de la Puerta de la Reina que ilustra esta post. Se accedía a el por medio de un trolebús, que iniciaba su recorrido en la plaza Primo o plaza Muley el Mehdi e iba haciendo paradas por la circunvalación de la ciudad.

¿Y por qué  se hallaba Sira en un hospital? Esa será la respuesta  que dejaré sin desvelar hasta el final de mi narración.

En esta segunda parte las mas extensa y la que mas me ha interesado, es donde se gesta la transformación de la personalidad de nuestra protagonista.

Se instala en la capital del protectorado, en un Tetuán que no se debió diferenciar demasiado al de los años cincuenta, década del máximo apogeo y de la independencia.

Sira que empieza de cero y con las deudas que le dejo su “ queridísimo” se abre camino gracias al comisario de policía, un autentico poli de los de cine negro de la época, duro a lo Bogart y de conducta estricta como éste. Y se instala en una pensión de la calle Luneta. Hablamos de principios del 36

La calle lLuneta ya ha sido comentada en muchas ocasiones por diferentes narradores como Arturo Barea con  “La forja de un rebelde “comentada en este blog (marzo 2010 ). O por mi mismo en el post Allí ( octubre 2009)

En esa pensión se hace amiga de la dueña, la estraperlista  o matutera Candelaria con la que se asocia y después de muchos avatares consigue instalarse en un piso de la calle Sidi Mandri, donde comienza su negocio de alta costura.

La calle Sidi Mandri era y es una calle céntrica del ensanche en Tetuán cerca de la cual viví después de la independencia Había una importante confitería llamadaLa Campana.

Es en esa época cuando  entre las importantes damas de la mejor sociedad tetuaní que acuden a su casa de alta costura, conoce a Rosalinda Fox, curioso personaje real que no de ficción dentro de la novela, Y no será este el único personaje  real que aparece en la novela, de tanta intriga por mor de la guerra civil española.

Son innumerables las anécdotas e historias en las que se halla envuelta Sira acompañada de su ya amiga Rosalinda.

Rosalinda Fox es una mujer inglesa, mujer de mundo, casada con un alto funcionario al servicio de la corona británica  , al que nunca ve pues Peter está casi siempre en la India y con el que tiene un hijo.

El Alto Comisario de España en Marruecos en esas fechas, como he dicho, es  Beigbeder, Juan Luis Beigbeder, personaje que es ampliamente tratado en la novela al relacionarlo con Rosalinda Fox, su amante. Hay suficiente bibliografía acerca del personaje, que a mi juicio fue un hombre liberal para su entorno,  muy capacitado para el diálogo y la negociación política al más alto nivel. No fue considerado por su otrora compañero General Franco., quien ya instalado enla Jefaturadel Estado lo utilizó a instancia de su cuñado Serrano Súñer.

Otro personaje también importante en el reparto de la obra es el periodista inglés Marcus Logan al que nunca llegó   a comprender Sira. Esta se valió de el para traerse a su madre desde el Madrid en plena guerra  hasta la capital del Protectorado.

La vida transcurría en Tetuán con todo el imaginable glamour de una ciudad dominada por la clase militar y los altos funcionarios de la Administración Civildel Estado. Y en medio de  ese cuadro el trío Beigbeder, Rosalinda y Sira Quiroga.

La visita de Serrano Suñer a Tetuán marcará un antes y un después en el devenir de las vidas del trío mencionado. En efecto la recepción tiene lugar en la AltaComisaría con motivo de tan gran acontecimiento. En aquel acto de enorme repercusión tanto política como social, Sira Quiroga  luce con todo el glamour que le caracteriza y junto a Rosalinda se desenvuelve en un ambiente completamente inusual para ella. Pienso que a partir de ese momento la vida de nuestra protagonista sufrirá un imòrtante cambio.

También como he dicho narra el flirteo de Sira y Marcus cuando aquella utiliza al periodista para valerse de sus contactos que han de traerle a su madre a Tetuán. Y cuenta como le vigila una tarde en el hotel Nacional de la ciudad.

No se si existirá dicho Hotel, pero conservo una foto de mi padre y un amigo,  Arévalo, creo que  profesor de piano en el conservatorio de Tetuán y en la que aparecen comiendo en una mesa del comedor de dicho hotel . Desde muy  pequeño vi esa foto y coincide con la descripción que hace la autora del mismo.

Todas las calles parques y barrios me resultan muy conocidos como el resto de mis coetáneos de entonces.

La tercera y última parte de la novela me gusta menos ya que Rosalinda deja de verse con Sira y al cabo de un tiempo recibe ésta, una misteriosa cita en la ciudad de Tánger, en la que la Sra. Fox le propone un plan un tanto estrambótico consistente nada menos que en instalarse en Madrid ,dejando por supuesto su taller de alta costura en la calle Sidi Mandri de Tetuán a cargo de su madre, para realizar una labor de espionaje al servicio de la Inteligencia Secreta Británica, el Secret Intelligence Service. Después de pensárselo poco, acepta y se embarca a la nueva aventura, en un gesto de complicidad con su amiga. La verdad es que este giro inesperado me dejó perplejo y no acabé nunca de entenderlo.

En esta última parte de la novela es de destacar la rocambolesca historia del viaje de Sira a Lisboa, en una situación delicadisima de las relaciones entre los estados español y británico,Figiendo la búsqueda de unas telas estuvo a punto de ser asesinada por un mafioso portugués.

Dije que al final de mi narración diría el porqué de la estancia repentina de Sira en el Hospital Civil de Tetuán. En efecto, sin esperarlo Sira Quiroga yace  en una cama metálica blanca y es asistida por unas monjas. Ha sufrido desmayos  a consecuencia de un inesperado aborto de un bebé que ni siquiera ella podía sospechar. Ese aborto la dejo muy débil y vino  a unirse a un sin fin de desgracias y desafíos encadenados.

{
}
{
}

Comentarios A propósito de El tiempo entre costuras

Jomaiga, con este relato has conseguido que me interese por este libro que según algunas personas que lo han leido no merecía mucho la pena. Por lo que describes creo que tiene un gran interés, sobre todo para conocer la forma de vida y costumbres de la época y ese tiempo en el que España estaba tan asentada en Marruecos. No dudes que lo leeré. Magnifico post.
Coli Coli 17/08/2011 a las 11:18
Gracias coli por tu comentario.Creo que a muchas personas no gustará esta novela, pero es indudable que ha conseguido una gran difusión tanto en España como en el resto de paises hispano parlantes.Incluso creo que se va a rodar una serie de la misma para  televisión.

Deja tu comentario A propósito de El tiempo entre costuras

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre