Avisar de contenido inadecuado

Luna de lobos

{
}

 

    

Acabamos de leer y comentar el pasado jueves 14 de Enero, en la Biblioteca Publica Provincial,  la novela  LUNA DE  LOBOS de Julio Llamazares.

La lectura de esta novela al ser muy corta no se ha pautado en diversas semanas y se ha leido en la vacaciones navideñas.

En el otoño de 1937  unos  soldados  republicanos  huyen del ambiente de sus pueblos,  del calor de sus hogares  y se refugian en las escarpadas montañas de la Cordillera Cantábrica. Estos  asturianos pretenden escapar de la represión del ejército vencedor y así se arrastran durante largos años, cual lobos hambrientos ,viviendo momentos  de verdadera locura. Al principio pretendían  establecerse en alguna de las zonas del país que aún permanecían bajo control republicano. Pero cada vez ven mas lejos esta posibilidad.

Algunos de ellos  cuyo origen era leonés, cruzaron estas enormes montañas para poder refugiarse en sus pueblos natales y para ver, quizás por última vez, a sus seres queridos. Es el caso de nuestros protagonistas llamados Ramiro, Gildo y Ángel, tres soldados republicanos de León,  que huyeron  en plena noche de las represalias del frente victorioso que ha ocupado su tierra. Realmente son cuatro los personajes pero uno de ellos desaparece casi al comienzo de la narración. Se trataba de Juan hermano de Angel.

Refugiados en el monte, siempre al abrigo de la oscuridad   de la noche, ven pasar los meses mientras tratan de encontrar la forma de sobrevivir y de escapar del  infierno de la persecución. Como el instinto de supervivencia  puede llevar a un hombre acosado, hacia la violencia mas brutal. No le pidas ternura o compasión al que perseguido día y noche vive en una constante tensión. Tampoco me atrevo a juzgar los comportamientos agresivos en situaciones tan próximas a los límites de la existencia, en  la frontera con el mas allá.

La historia es narrada por uno de ellos, Ángel . Este es maestro y parece el más culto de los cuatro; su hermana y su padre viven en unos de los pueblos de esta zona llamado La Llánava.

Los  huidos se refugian en las montañas que rodean el valle. Sobreviven gracias a la caza, la ayuda de sus familiares y algún que otro robo.  La vida allí no es fácil para ellos debido a las continuas persecuciones y amenazas de los soldados primero y de la guardia civil después. Los guardias  registran periódicamente las casas de los pueblos del valle buscando y matando a todos los  republicanos que huyeron.

Entre todos estos problemas, los protagonistas de esta novela van superando momentos difíciles, conscientes de que algún día, no muy lejano, alguno de ellos podría acabar en una cuneta.

Es curioso pero es una frase que  se repite en el lenguaje de la época: acabar en una cuneta. Cuando se habla de perseguidos siempre aparece una cuneta mas que una fosa o una zanja.También es típica la frase que se reproduce en esta novela, cuando la novia de  Angel le dice a este en un encuentro : se dice  por ahí que podrías tomarte una botella de coñac y luego pegarte un tiro. La frase en cuestión es el mas claro exponente de la desesperación como un sentimiento casi constante.

Pero sobretodo trata sobre el dolor de la muerte de los compañeros y de la soledad del derrotado en una guerra fraticida que solo trajo dolor a este país. Cuando hablé en aquel debate  de olvidar aquella pesadilla del 36, no quise decir el olvido por el rencor,  pero si  por el perdón  entre los descendientes de aquellos que vivieron el desastre. No tiene ningún sentido ahondar en la herida al cabo de 74 años.Pienso que la transición llevaba precisamente esa intención que hoy algunos políticos del partido en el gobierno y algún que otro juez,  parecen haber olvidado.

Como novela y como expresión narrativa me parece colosal . Distinto es que yo vea bien el fondo de la novela que, aunque lo acabo entendiendo,  me produce como a mis colegas de tertulia una inmensa tristeza. Se podría plantear siempre con esta novela  un debate como se hizo ese 14 de Enero en la Biblioteca. Y siempre será encendido. Y fué  bueno porque sirvió para cambiar opiniones y así conocernos también en ese aspecto íntimo,  que subyace en la conciencia de cada uno.

En el debate se produjeron posturas mas o menos radicales tratadas siempre con el máximo respeto y exquisito tacto. También hubo coincidencia en las posturas . Alguien preguntaba lo que todos habíamos  pensado:

¿Por  qué  estos hombres no  se alejan a otro lugar lejos de sus perseguidores?  La respuesta unánime es por el gran amor de estos hombres a su tierra  y  a su gente.  Este sentimiento es narrado en la novela  con  fuerza arrolladora, increíble ,admirable , poética, brillante y  todos los adjetivos imaginables acerca del apego a sus tierras y a sus seres mas queridos . No obstante si que hubo un intento de huir del país hacia Francia, en una negociación fallida con el maquinista de un tren que los dejaría en la frontera.

Uno a uno van desapareciendo bajo las balas del enemigo y solo queda el narrador en este caso Angel, quien esta vez consigue embarcarse en un tren hacia un   destino incierto.

 

 

 

 

 

 

 

 

{
}
{
}

Comentarios Luna de lobos

Me ha gustado mucho los comentarios que haces sobre la novela y sobre el debate en el que participe con ardor.Soy de tu opinión de que la democracia debía haber traído una reconciliación en ambos bandos pues como se puso de manifiesto ambos sufrieron mucho.La ley de la memoria histórica como la está entendiendo este gobierno, como tu bien dices,  no nos lleva nada mas que a abrir viejas heridas. Ayer vi por casualidad en la cadena Intereconomía  las excavaciones que están haciendo en el pozo de una mina a 30 m. de profundidad en un pueblo de Toledo donde enterraron los cadáveres de civiles fusilados , mujeres , jovenes, religiosos y monjas por el bando republicano. Estos trabajos de recuperación  lo estan haciendo sufragado por la iglesia de Toledo pues para estos no hay dinero de los millones de euros que ha destinado el gobierno para la memoria histórica.Con estas diferencias nunca podremos pasar página y vivir en paz.
herminia herminia 22/01/2010 a las 16:21
Habria que preguntar a los familiares de aquellos que fueron sacados de sus casas y luego fusilados solo por ser politicamente contrarios al regimen del vencedor , ¿ quiren saber donde estan los restos de sus abuelos   y averiguar la verdad de todo aquello?.Para nosotros que no padecimos estas violaciones ni por uno ni por otro vando es muy facil decir que olviden.Creo que tienen derecho a reunir los huesos de sus familiares y enterrarlos en un lugar para ellos más dignos . quizas cuando todos descansen en paz todo se acabe . Yo no creo que sea remover heridas, son los politicos los que estan armando tanta polemica .
Los vencedores fueron restituido durante 40 años incluso se les dió una paga al mutilado de guerra y las viudas eran viudas de heroes , ¿como quedaron las otras viudadas? .No, no habia mutilados porque estaban muertos, o los listos como todos los dirigentes politicos  ( Carrillo , etc....) se largaron
como informacion  :
 fines de octubre de 2008, el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha recordado a las autoridades españolas que los delitos de lesa humanidad son imprescriptibles y señala que las amnistías relativas a las violaciones graves de los derechos humanos son incompatibles con el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.  El Comité, aunque tomó nota con satisfacción de las garantías dadas por España en el sentido de que la llamada Ley de “Memoria Histórica” prevé que se esclarezca la suerte que corrieron los desaparecidos, observa con preocupación las informaciones sobre los obstáculos con que han tropezado las familias en sus gestiones judiciales y administrativas para obtener la exhumación de los restos y la identificación de las personas desaparecidas.

Decenas de miles de personas fueron víctimas de torturas, ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas tanto durante la guerra civil como posteriormente durante la represión franquista. Sin embargo estos crímenes se encuentran ausentes en la Ley: ni se nombran, ni se aborda la responsabilidad del Estado. Estas víctimas  quedan al margen de las indemnizaciones económicas ampliadas por la Ley y de las limitadas vías para obtener justicia, puesto que no fueron objeto de ninguna condena ni sanción
Carmen Carmen 27/01/2010 a las 23:06
Carmen en primer lugar gracias por tu comentario,Creo que se nos olvida a veces  una cosa.  Franco falleció en 1975.  En 35 años ningún gobierno de los de turno trató como este de desenterrar a los muertos que yacian en lugares desconocidos.Son mas de 70 años desde que concluyó aquella trágica guerra.  Mucho se ha escrito desde entonces.
Pero no es casualidad que ningun gobierno hiciera lo que hace este : volver a recordarnos a los españoles lo terriblemente inhumanos que fuimos. Porque hasta que no seamos capaces de reconocer que nuestros mayores se equivocaron no estaremos en paz con nosotros mismos.Esto lo sabian los que hicieron la transicion .¿ Y ahora que quieren estos ? ¿Volver a discutir sobre lo mismo? No gracias . Está muy bien que exista un Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas.¿va este comité a encausar  todos los delitos del pasado de todas las naciones?

Deja tu comentario Luna de lobos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre