Avisar de contenido inadecuado

EL RESPETO

{
}

Yo conocí la Dictadura de Franco en la oscura etapa de los años cincuenta. 

Se le tenía entonces un gran respeto a los mayores, a los padres, a los abuelos, a las autoridades, a la policía y hasta al guardia de la porra. En los colegios los profesores eran respetados y en los hogares los padres eran igualmente respetados.

Después, en los sesenta es otra etapa mucho menos oscura, casi clara, donde los españoles se abren al mundo, los pueblos conocen la televisión y es la década dorada de mi generación. Todavía no se ha perdido la inocencia y el respeto se nota en todos los sectores de la sociedad. Lo del mayo francés nos cogía lejos. Para mí los inolvidables sesenta, de estreno de nuevas canciones y proliferación de grupos musicales, es la década de mis años veinte y he plasmado muchas vivencias personales en este blog.

Es los setenta, una década decisiva en mi vida y en nuestro país. Ya la inocencia no podía coexistir con los aires de libertad y de delirio democrático imparable. Década de cambios y de tragedias políticas y familiares unidas a acontecimientos de aperturas y de felices momentos llenos de contrastes. Es por eso que la inocencia se ha perdido sin remedio

En los ochenta, los cambios son aún más profundos y el socialismo invade todas las esferas de la sociedad española. Fascinante para una juventud demasiado confiada en sus posibilidades pero al mismo tiempo demasiado libre en sus costumbres, con la heroína haciendo estragos en ella.

En los noventa es década también de cambios a mediados de la cual se aparta el socialismo a los cuarteles de invierno y entra el partido de corte conservador. El partido que tenía que venir a corregir un socialismo degradado. Se corrigió todo lo que se pudo en cuestión social pero sobre todo en empleo.

La entrada en el nuevo siglo y milenio es esperado con extraordinaria expectación en todo el mundo y nuestro país no iba a ser menos.Los problemas Iraq y la unión con los ingleses y norteamericanos dieron al traste con la etapa que había llevado a España a una situación envidiable, al menos aparentemente

En efecto en la primera mitad de la década, un misterioso, oscuro y desgraciado atentado nos sorprendió a los españoles. La matanza de Atocha. Sin entrar en valoraciones de ninguna índole, este hecho ha marcado un antes y un después en las relaciones entre los dos partidos de lo que ha constituido el bipartidismo, desde el comienzo de la transición.

Demasiadas mentiras, demasiadas traiciones, no han dejado impasibles a los habitantes de esta tierra de conejos. Y con la inocencia perdida ya no habrá compasión ni respeto por los valores que inspiraron la transición.

Un presidente al que he aludido en otros post de jomaiga, no podía hacer caer ya más bajo al gobierno, en la consideración de los distintos pueblos de Europa y de gran parte de Latinoamérica. Y es que este hombre nadie se explica cómo pudo llegar a la Presidencia de un país como el nuestro .Seguro que ni el mismo ZP se lo ha podido explicar. Se tendría que pellizcar para asumir que era cierto y no soñaba.

En este contexto no es de extrañar que todo vale. Con tanta permisividad todo es posible. Los seudoprogres se encargaron de hacerle la cama al "ínclito"  presidente.

Y así llegamos a la siguiente o segunda década del siglo XXI, con un panorama lleno de incertidumbre, con dos nuevos partidos con afán de disputar al bipartidismo la alternancia en el gobierno de la nación, con dos viejos partidos cargados de corrupción hasta las trancas, con una región española convertida en un circo y con algunos diputados de esa región cagándose cada día en la Constitución Española.

No es de extrañar pues, que la población y la juventud en particular, actuales. no se parezca en nada a la que describí al comienzo del relato El presente no es algo absoluto, porta grávido sobre si la virtualidades del pasado.

Y el respeto a los mayores, a los padres, a los abuelos a las autoridades, a la policía y hasta al guardia de la porra. es hoy dia una quimera, como lo es  el respeto en los colegios, en las universidades y hasta en el hemiciclo del Parlamento Español

 

{
}
{
}

Deja tu comentario EL RESPETO

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre