Avisar de contenido inadecuado

Días difíciles

{
}

Hay días difíciles, días en los que no sabes que escribir. No fluyen las ideas, es el estancamiento de la mente, un dolor en el hombro o en el cuello puede ser la causa.

He dicho dolor, es cierto, un fuerte dolor casi constante y  desde hace más de quince días es el responsable de este atontamiento mental, que hace imposible sentir la armonía que nos conecta con el resto del entorno y nos hace demasiado sensible al tiempo que incapaces de vivir alegremente como de costumbre.

Cierto que las ideas no fluyen de la forma acostumbrada. A pesar de todo si he ido forzando la máquina en la piscina y en la playa y he podido una contractura contraer.

El nueve de Enero,de 2017  lunes, el grajo volaba bajo, ya sabeis,  a pesar de todo le eché valor y me fui a la piscina. No más de diez minutos aguanté en  el vaso, cuando generalmente suelo estar treinta o cuarenta, En toda la piscina de 25 metros, solo nadábamos tres personas (3 )

.La temperatura del agua ese dia era mas baja que de costumbre. Según  me dijeron los de mantenimiento fue a causa de una avería en la caldera y  que por esa razón muchos usuarios se fueron como habian llegado. Yu debería haber hecho.lo mismo.

Creo que un masaje recibido  el martes 24 me produjo, creo, una irritación en la región próxima  al hombro derecho. Lo logico es haberme olvidado de los masajes pero no lo hice. Es más,  no contento con el repaso recibido, fui de nuevoi al  "matadero"  el miércoles uno  de Febrero y ahí me perdï .

Me dice Begoña que debería ir a un especialista,, traumatólogo o algún otro, pero la pereza que nos invade ha hecho demorar esta acción, que no acaba de producirse, sigo con el dolor, poca broma, a estas edades.

Pomadas de diclofenaco, calor, analgésicos, relajantes, no han sido suficientes para hacer desaparecer el insidioso dolor.

Ciertamente soy un enfermo muy especial, ya que no soy nada disciplinado en la toma de medicamentos y cuando lo hago no observo la pauta exigida y así me va.

Espero entonces que la naturaleza que es muy sabia, se encargue de diluir el dolor y desaparezca este desagradable episodio que se alarga excesivamente.

En efecto, nunca he estado más de tres o cuatro días a merced de un dolor, y es por lo que tantos días sin apenas sentir notable mejoría me incomoda nadie sabe cuánto.

{
}
{
}

Deja tu comentario Días difíciles

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre